Inicio Lifestyle Cocina Licuadora o exprimidor: ¿cuál necesitas?

Licuadora o exprimidor: ¿cuál necesitas?

No paras de ver a todas las celebrities y a los deportistas más famosos con zumos de todos los colores en sus manos. Hasta en tu trabajo se empiezan a pasear con los tan de moda zumos verdes o detox. De repente, ha llegado la fiebre de los zumos y de los licuados a todas las cafeterías, y tú sin darte cuenta.

Poco a poco te vas sumergiendo en este mundo y ves que, oye, te sientan de maravilla. Y es que los zumos son una opción muy saludable a la hora de hidratarnos. Ya no te basta con salir a la calle y comprártelo, porque la realidad es que cuando tienes que elegir uno te asalta tu faceta creativa y los customizarías todos. Ahí es cuando te planteas que es tan amplia la variedad de zumos que se podrían hacer, que quizá prefieras hacértelos tú mismo en casa. Además, te saldría más económico, porque no nos engañemos, baratos no son.

Una vez asumido que quieres empezar a hacer tus propios zumos, te preguntas cuál es exactamente el electrodoméstico que necesitas. ¿Será un exprimidor o una licuadora? No te preocupes, que hemos venido a solucionar tu duda.

Te traemos una selección de las mejores licuadoras y exprimidores:

Licuadoras

Licuadora Philips Viva Collection HR1855
Licuadora Jata LI1035 Licuadora Philips Viva Collection HR1855 Licuadora Taurus Liquafruits Pro 

Exprimidores

exprim-princess-champ201852-inox-160w-vd-brazo Exprimidor Advance Collection Philips HR 2752
Exprimidor Princess Champion Juicer Exprimidor Advance Collection Philips HR 2752  Exprimidor Advance Philips

Existen muchas diferencias entre ambos. Todo depende del tipo de zumo que prefieras.

No sirven para las mismas frutas

Si eres del zumo de naranja de toda la vida en el desayuno con tus tostadas, si te va la limonada fresquita en verano, un buen zumo de pomelo o mezclarlos todos, sin duda lo que necesitas es un exprimidor, no hay vuelta de hoja. Además, es tan rápido como cortar las frutas por la mitad y exprimirlas.

En cambio, si lo que quieres es hacerte los famosos zumos verdes, usar apio, espinacas, piña, fresas, mango, remolacha… lo tuyo es la licuadora. En este caso es mucho más amplia la variedad de frutas o verduras que pueden acabar en tu licuado, pero ello significa que invertirás más tiempo en quitarle la piel a algunas frutas como el mango o la naranja. Pero que eso no te eche atrás, el resultado merecerá la pena.

Con pulpa o sin pulpa

Hay personas que prefieren los zumos sin pulpa, totalmente líquidos. Para ellos, la licuadora es perfecta ya que el zumo sale totalmente líquido. Esto sucede porque el filtro de las licuadoras es muy fino y permite el paso de los componentes más pequeños y del líquido. Se acabó lo de estar colando el zumo o encontrarte con trozos de fruta mientras bebes.

Licuadora o exprimidor

Luego están las personas a las que no les importa, incluso les gusta la pulpa en su zumo. Para ellos el exprimidor es su opción. La pulpa además es muy beneficiosa porque es fibra pura, y cuanta más fibra más vitaminas; y el color del zumo, a diferencia del de la licuadora, es mucho más intenso.

¿Pero se le van las vitaminas o es un mito? Depende del electrodoméstico

Ya hemos oído de todo. Durante años nuestras madres nos decían que nos tomásemos el zumo rápido que si no se le iban las vitaminas. Ahora, resulta que eso era solamente un mito y nos lo podíamos tomar cuando quisiésemos. ¿Qué hay de verdad en todo esto? Todo.

La licuadora va a una gran velocidad, lo que provoca que las pequeñas gotas de zumo se oxiden al entrar en contacto con el oxígeno y en consecuencia muchas vitaminas dejan de estar presentes en el zumo. Por ello los licuados hay que tomárselos rápidamente, para no quedarse sin todos los nutrientes, además de que con el tiempo se oscurecen y tienden a ponerse marrones por el óxido.

En cambio, el exprimidor funciona a baja velocidad y por ello no existe oxidación en el zumo. Lo mejor siempre es tomárselo recién hecho, pero se pueden guardar en nevera hasta 24-36 horas sin riesgo a perder nutrientes ni cambios en el color.

Cómo funcionan

Respecto a las licuadoras, su nombre lo dice todo. Licuan. Es decir, convierten lo sólido (frutas y verduras) en líquido. El alimento se introduce entero en la licuadora y acaba siendo un zumo totalmente líquido.

Trituran debido a la rotación de un disco con cuchillas que funciona a velocidades entre 6000 y 13000 rpm. Esa rotación genera una fuerza centrífuga, que además de cortar el alimento, separa los elementos sólidos de los líquidos, extrayendo el jugo de los alimentos a través de un filtro y quedando por una parte el zumo y por otra la pulpa.

Puede resultar un contra que desechemos la pulpa, ya que es casi la mitad del alimento, pero existen muchas recetas en las que podemos integrar la pulpa resultante, como unas tostadas dulces o en caso de las verduras se pueden hacer caldos o incluso salsas.


El consumo energético de una licuadora es de aproximadamente 1500W.


Una opción de licuadora centrifugadora, es la de la marca Jata. Cuenta con una boca grande que permite meter los alimentos enteros sin tener que trocearlos antes. ¡Una opción perfecta si vas con prisa!

Licuadora Jata LI1035

En cambio, los exprimidores funcionan haciendo girar una superficie con forma de punta que ejerce presión sobre la fruta y la exprime, con muy poco esfuerzo. Como ya hemos comentado antes, sólo podríamos usar cítricos.

Existen varios tipos. Los manuales, que los hay desde la forma más tradicional hasta la más ingeniosa, y por otra parte los eléctricos.

El motor de estos últimos tiene una larga vida y su consumo energético ronda los 150W. Con ellos tienes la opción de elegir si quieres usar un filtro grueso o fino, según la cantidad de pulpa que quieras dejar pasar a tu zumo.

Los exprimidores funcionan a baja velocidad, por ello, como ya hemos comentado, no se oxida el zumo. Además, es muy sencillo de montar.

¿Cuál es más silencioso?

Está claro que el más silencioso es el exprimidor manual. Pero con él se nos acaban muy rápido las opciones, y si no disponemos de mucho tiempo quizá no sea la mejor opción.

El exprimidor eléctrico es más silencioso que la licuadora. Si eres de los que se despierta antes en casa para preparar el desayuno, no te preocupes porque, al funcionar a baja velocidad, no hay peligro de despertar a nadie si cerramos la puerta.

En cambio, la licuadora sí que es más ruidosa. Pero para que eso no te suponga un inconveniente, te traemos la solución. En el mercado, la última revolución en cuanto a licuadoras se refiere, son las licuadoras de prensado en frío. Trabajan a velocidad más lenta de lo habitual, lo que las hace silenciosas. Además, tiene más beneficios, su método de prensado evita el óxido que se genera con las licuadoras centrifugadoras, lo que permite conservar mejor los nutrientes y vitaminas, además de mantener su color natural y sabor.

Limpieza

El exprimidor en este caso es el rey, ya que es mucho más rápido de limpiar que la licuadora, debido a que es rápidamente desmontable. Además, puede meterse en el lavavajillas.

La licuadora es más entretenida de limpiar, debido a que su filtro es una malla muy fina y esto nos puede complicar un poco esta tarea. Pero este tiempo de limpieza se compensa con el tiempo ganado a la hora de hacer el zumo, ya que es muy rápida.

Aunque, comienzan a aparecer licuadoras que se van adaptando al mercado y que son mucho más rápidas de limpiar que las que conocíamos hasta ahora. Estas nuevas licuadoras son muy fáciles de limpiar ya que se pueden lavar en el lavavajillas todos sus componentes.

Entonces, ¿con cuál te quedas? ¡Coméntanos cuál prefieres y dinos si se ha adaptado a tus necesidades!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

LO MÁS POPULAR